SEPULTAN LOS RESTOS DE BENEDICTO XVI

0
9

Miles de personas acudieron hoy jueves a la Plaza de San Pedro para el funeral del papa emérito Benedicto XVI y para presentar sus últimos respetos al teólogo alemán que hizo historia al retirarse del cargo y asistir a una inusual misa de réquiem por un pontífice muerto presidida por su sustituto.

Las campanas repicaron y la multitud aplaudió cuando los portadores sacaron el ataúd de ciprés de Benedicto de la basílica y lo colocaron ante el altar instalado en la plaza bajo la mirada de los cardenales, vestidos de rojo.

Jefes de Estado y miembros de la realeza, clérigos de todo el mundo y miles de fieles acudieron en masa al Vaticano a pesar de los pedidos del papa emérito para una despedida sencilla y de los esfuerzos de la Santa Sede por hacer que el primer funeral de un para emérito en los tiempos modernos fuese discreto.

El Papa Emérito Benedicto XVI reposará en un triple féretro como sus antecesores: primero en uno de ciprés forrado con terciopelo carmesí, que será introducido en otro de zinc sellado y que, a su vez, acabará dentro de un tercero en madera de olmo.

En el interior del primero, junto al cuerpo de Ratzinger, se meterán las medallas y monedas acuñadas durante su pontificado, entre 2005 y 2013, hasta su histórica renuncia, así como los distintos palios que tuvo como arzobispo y papa y la estola de lana blanca que se lleva sobre los hombros en señal de jurisdicción.

Después de la misa celebrada en la plaza de San Pedro, el féretro fue introducido dentro del Vaticano donde es trasladado hacia las grutas vaticanas, lugar en el que será enterrado el papa Benedicto XVI.